AL ENCUENTRO CON JESÚS

joven rico 3

AL ENCUENTRO CON JESÚS 

Matilde Eugenia Pérez Tamayo

La vida de todos los seres humanos, nace, crece, y llega a su madurez, en, por, y para el “encuentro”.

Encontrarse” con otro implica situarse frente a él, cara a cara con él, para conocerlo, para amarlo y recibir su amor, para establecer con él una relación de amistad en la que cada uno comunica al otro, entrega al otro, lo que él mismo es.

Jesús es Dios que se encarna porque quiere “encontrarse” con nosotros, los seres humanos de todos los tiempos y todos los lugares.

Leyendo los evangelios, podemos darnos cuenta de que toda la vida de Jesús, desde su nacimiento en Belén hasta su muerte de cruz, e incluso sus apariciones después de la resurrección, tal y como fueron referidas por los evangelistas, fue una larga serie de “encuentros”, en los cuales comunicó a los hombres y mujeres con quienes compartió su existencia en el mundo, su fe, su amor, y su esperanza.

La samaritana, Zaqueo y la mujer adúltera, la cananea y su hija, la hemorroísa y el ciego Bartimeo, Jairo y su hija, Lázaro, Marta y María de Betania, Tomás y el joven rico, Dimas, el buen ladrón, la suegra de Pedro y la viuda de Naím, y todos los hombres y mujeres que se cruzaron en su camino, nos dan su testimonio: su “encuentro” con Jesús marcó definitivamente sus vidas, y desde el mismo momento que lo tuvieron frente a frente, empezaron a ser personas nuevas, seres humanos verdaderamente libres.

Guiados por los evangelios, intentemos hacer un recorrido imaginario por la historia de algunas de estas personas que fueron “tocadas” por Jesús en su “encuentro” con ellas, y escuchemos con atención lo que cada una tiene para decirnos hoy.

Tal vez ellos nos anuncien lo que necesitamos oír para dar el paso que tenemos que dar: olvidarnos de la simple devoción externa, de las meras prácticas piadosas que dicen tan poco y en ocasiones adormecen nuestra conciencia, y establecer con Jesús una relación personal, íntima y profunda; para, de esta manera, llegar a la entrega total de nuestro ser a él y a su causa: el Reino, o mejor, el Reinado de Dios, que Jesús anunciaba,  con la certeza de que llenará de felicidad y de paz nuestro corazón y nuestra vida

 AL ENCUENTRO CON JESÚS (DOC)

AL ENCUENTRO CON JESÚS (PDF)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s